Quemar las naves

0
337

Cuenta la leyenda que alrededor del año 335 a.C, al llegar a la costa de Fenicia, Alejandro Magno debió enfrentar una de sus más grandes batallas. Al desembarcar, comprendió que los soldados enemigos superaban tres veces el tamaño de su gran ejército. Sus hombres estaban atemorizados y no encontraban motivación para enfrentar la lucha: habían perdido la fe y se daban por derrotados.

El temor había acabado con aquellos guerreros invencibles. Cuando Alejandro hubo desembarcado sus tropas en la costa enemiga, dio la orden de que fueran quemadas todas las naves.

Mientras los barcos se consumían en llamas y se hundían en el mar, reunió a sus hombres y les dijo: “Observen cómo se queman los barcos. Esta es la única razón por la que debemos vencer, ya que, si no ganamos, no podremos volver a nuestros hogares y ninguno de nosotros podrá reunirse con su familia nuevamente, ni podrá abandonar esta tierra que hoy despreciamos. Debemos salir victoriosos en esta batalla, pues sólo hay un camino de vuelta, y es por mar. Caballeros, cuando regresemos a casa, lo haremos de la única forma posible: en los barcos de nuestros enemigos”.

El ejército de Alejandro Magno venció en aquella batalla, y regresó a su tierra a bordo de las naves conquistadas.

 

Reflexión

Alejandro Magno fue un gran conquistar que sabía que el mayor obstáculo que tenemos para lograr nuestros objetivos es el miedo.

¿Cuántas veces has dejado pasar una oportunidad en tu vida por el miedo? ¿Cuántas veces has decido subirte a un barco de regreso a la seguridad, por temor a luchar por lo que quieres?

Cuando tengas miedo de algo, no pienses en los riesgos de tomar la decisión, piensa en lo que vas a perder si no lo intentas y así hallarás la valentía que necesitas.

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases: