Dios se convierte en todo. No hay nada que no sea Dios, y todo lo que Dios experimenta de Sí mismo, Dios lo experimenta en, cómo y a través de ti. En la forma más pura, es lo Absoluto. Absolutamente Todo.

Puedes llegar a casa cuando quieras. Volverás a estar junto a él cuando quieras. El éxtasis de tu unión con él la conocerás de nuevo. Y también la sensación del viento sobre tu rostro, y el sonido de un grillo bajo cielos diamantinos en una noche de verano.

A la primera señal de un arco iris y al primer grito de un bebé recién nacido. Al último rayo de un ocaso espectacular y a la última respiración de una vida maravillosa.

Estará contigo siempre hasta el fin mismo del tiempo. Tu unión con él es completa, siempre fue, siempre es, y siempre será.

Todos somos Uno, tanto hoy como en la Eternidad.

Haz que tus días y tus noches sean reflejos de la más alta idea de tu interior. Permite que tus momentos de Ahora estén plenos de un éxtasis espectacular de Dios hecho manifiesto a través de ti. Hazlo mediante la expresión de tu Amor, eterno e incondicional, por todos aquellos cuyas vidas tocas. Sé una luz en la oscuridad y no la maldigas.

Sé un portador de la luz.

Tú lo eres.

Selo plenamente.

Neale Donald Walsch.