Compartir nuestras experiencias

0
1783

Un hombre estaba perdido en un bosque. Había probado ya varios senderos, con la esperanza de que alguno de ellos le condujese fuera, pero todos volvían a converger en el mismo punto, justo donde él se encontraba ahora.

Aún le quedaban por probar otros cuantos, pero se encontraba cansado y hambriento, así que decidió tomarse un descanso antes de coger una nueva senda.
Mientras estaba allí sentado preguntándose qué sendero tomar, vio acercarse a otro viajero. Inmediatamente se puso de pie y gritó. ¿Me puede ayudar? Me he perdido. El otro hombre dio un suspiro de alivio y replicó: Yo también estoy perdido. Ambos comenzaron a intercambiar información y pronto descubrieron que entre los dos habían recorrido ya muchos de los caminos existentes.

Ahora se ahorrarían trabajo y podrían evitar tomar senderos erróneos que uno u otro ya conociesen. Muy pronto los dos hombres estaban contándose sus desventuras con buen humor, lo que les ayudó a olvidarse del cansancio y el hambre. De esta manera, continuaron el viaje.

La vida es como un bosque: a veces nos perdemos y sentimos confundidos, pero si compartimos nuestras experiencias e impresiones con los demás, el viaje no parecerá tan desalentador y puede ser que juntos encontremos mejores caminos y modos de vivir.

Adam J. Jackson

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

videntes buenas por telefono