El hombre que no vio a nadie

0
156

Fábula china sobre la codicia.

Se reunían ese día en el mercado un buen número de comerciantes. Entre ellos, un hombre que vendía oro. De pronto, un joven se acercó y, a plena luz del día y ante todas las miradas, robó una onza de oro y salió corriendo.

No tardaron mucho en apresarle, y entonces el comerciante le preguntó:

– Pero… ¿por qué has robado el oro a la vista de todo el mundo?

El joven, apesadumbrado, respondió:

– Cuando tomé el oro no vi a nadie. No vi más que el oro.

Fábula china

Reflexión

Muchas veces nos dejamos llevar por la codicia y no miramos nada más, ni las consecuencias ni a quién podemos dañar con nuestras acciones.

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

videntes buenas por telefono