El león codicioso

0
72

Esa historia nos habla de un león codicioso que estaba hambriento. Llevaba un rato largo sin comer y tenía pegadas las tripas. Sabía que en el lugar en donde estaba no abundaban las presas. Comprendió que debía ser paciente y acechar con mucha cautela, ya que si aparecía alguna presa y la perdía, no iba a encontrar otra tan fácilmente.

El león se quedó muy quieto, detrás de un matorral. Pasaron algunas horas y no aparecía nada. Sin embargo, cuando ya estaba desanimado, en una zona cercana apareció una liebre. Había un pastizal y la liebre salió a comer la hierba, desprevenidamente. El león sabía que las liebres son muy rápidas, así que debía lanzar un ataque contundente y súbito. De lo contrario, con toda seguridad, la liebre se escaparía.

Esperó un rato y se puso en guardia. Cuando iba a echarse encima de su presa, vio de pronto que un hermoso venado estaba caminando a unos metros de allí. La boca se le hizo agua. En un par de segundos cambió sus planes y atacó al venado, que había tenido tiempo de verlo y se echó a correr. La liebre, por supuesto, se escapó.

Reflexión

Este pequeño relato nos hace recordar los dichos de “más vale pájaro en mano que cien volando”, un dicho algo infantil y que puede ser interpretado dependiendo de la situación.

En el caso del león, perdió su oportunidad de tener una buena comida por su ambición, pero en otras situaciones de la vida real puede ser importante no conformarse con algo que no queremos o no nos satisface del todo.

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

videntes buenas por telefono