Sé el ejemplo

0
148

Se explica la anécdota de que una madre llevó a su hijo de seis años a casa de Mahatma Gandhi.

Ella le suplicó:

– Se lo ruego, Mahatma, dígale a mi hijo que no coma más azúcar, es diabético y arriesga su vida haciéndolo. A mí ya no me hace caso y sufro por él.

Gandhi reflexionó y dijo:

– Lo siento señora, ahora no puedo hacerlo. Traiga a su hijo dentro de quince días.

Sorprendido la mujer le dio las gracias y le prometió que haría lo que le había pedido. Quince días después, volvió con su hijo. Ghandi miró al muchacho a los ojos creando una gran conexión y le dijo:

– Chico, deje de comer azúcar.

Agradecida, pero extrañada, la madre preguntó:

– ¿Por qué me pidió que lo trajera dos semanas después? Podía haberle dicho lo mismo la primera vez que vino.

Gandhi respondió:

– Hace quince días, yo comía azúcar.

Fuente: cuento del libro “Aplícate el cuento”, relatos de ecología emocional de Jaume Soler y Mercè Conangla

 

Reflexión

Cuando tratemos de dar consejo, enseñar a un niño o argumentar en una discusión, debemos estar seguros de que somos en vivo ejemplo de lo que intentamos hacer ver. Las personas, en especial los niños, aprenden y valoran más con las acciones de los demás que con las palabras vacías.

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

El mejor tarot

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here