Más allá del Cielo

3
1031

Había una vez un rabino que tenía fama de santo. La gente vivía intrigada porque todos los viernes desaparecía sin que nadie supiera a dónde iba. Dada su bondad y buen nombre, comenzó a correr el rumor de que, en esas ausencias de los viernes, iba a entrevistarse con el Todopoderoso.

Para salir de dudas, encargaron a alguien que siguiera secretamente al rabino y averiguara a dónde iba. El viernes, el “espía” siguió al rabino a las afueras de la ciudad y hora y media después, cuando sus piernas ya flaqueaban de cansancio porque los pasos del rabino eran muy vigorosos, descubrió que éste se disfrazaba de campesino y, así vestido, entraba en un rancho miserable donde se dedicaba a atender a una mujer no creyente que estaba paralítica.

En las horas siguientes, el rabino lavó y planchó la ropa de la enferma, le preparó comida para ese día y para el sábado, limpió la casa, hizo algunos arreglos y cortó leña para alimentar el fuego toda la semana.

Cuando el “espía” regresó a la congregación, todos los miembros de la comunidad le rodearon ansiosos.

– ¿A dónde fue el rabino? –le preguntaron-. ¿Le viste subir al cielo?
– No –respondió el “espía”-, Le vi subir mucho más arriba.

Armando José Seguera

Escalera al Cielo

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

El mejor tarot

3 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Había una vez un rabino que tenía fama de santo. La gente vivía intrigada porque todos los viernes desaparecía sin que nadie supiera a dónde iba. Dada su bondad y buen nombre, comenzó a correr el rumor de que, en esas a…

  2. Caramba mi buen amigo, que buena historia, de esas muchas que aunque se leen con los ojos, deben interpretarse con el corazón.

    Saludos y fuerte abrazo amigo Cesar. Por correo directo le he escrito mi estimado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here