Meditar es recuperar el juego

0
754

La meditación sólo llega a aquellos que están interesados en la meditación como un fin en sí misma. El silencio llega: eso es otra cosa. La paz llega: eso es otra cosa. Lo divino llega: eso es otra cosa. Eso son consecuencias, resultados; no pueden ser anhelados porque el propio anhelo crea tensión.

Lo divino llega, o sería mejor decir que todo se vuelve divino, todo se vuelve bendito. Llega indirectamente, sin anhelarlo, como sombra de la meditación. Y este es uno de los misterios de la vida: todo lo que es hermoso, todo lo que es verdad, todo lo que es amoroso siempre llega indirectamente.

No puedes perseguir la meditación, no puedes alcanzarla directamente, porque si te acercas a ella de esta forma (como un anhelo de felicidad de lo divino o de cualquier otra cosa) la perderás; no llegará y te colmará. No tiene que convertirse en un medio, no puede convertirse en un medio. Y la seriedad es la barrera.

La meditación es la recuperación del juego. La niñez se ha ido pero has vuelto a recuperar su juego. Puedes jugar con piedras de colores, con flores; puedes jugar con cualquier cosa. Puedes relajarte en una actitud lúdica sin estar jugando en absoluto. En esos momentos de relajación se crea la situación, se crea el éxtasis, y ahí está el acontecimiento: el templo se convierte en una sala de juegos donde todo el mundo se vuelve niño y juega con la existencia.

Osho.

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

videntes buenas por telefono

1 Comentario

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La meditación sólo llega a aquellos que están interesados en la meditación como un fin en sí misma. El silencio llega: eso es otra cosa. La paz llega: eso es otra cosa. Lo divino llega: eso es otra cosa. Eso son consecue……