Visakha y la sabiduría del Buda

0
1096

Cierto día, Visakha,  una madre desesperada cuya nieta había muerto se acercó al Buda para expresarle su dolor por su muerte.

“Señor, mi nieta, una niña agradable y muy querida, ha muerto. Por esta razón acabo de tomar el baño ritual prescrito con ocasión de su fallecimiento. Por eso tengo las ropas y el cabello aun húmedos”.

El Buda le dijo: “Oh Visakha ¿desearías tener tantos hijos y nietos como hombres hay en tu pueblo?”

“Oh, Señor Buda, sí, yo desearía tener tantos hijos y nietos como hombres hay en mi pueblo”.

El Buda le dijo: “Te imaginas cuantas veces tendrías que estar con el pelo húmedo y la ropa húmeda con tanta descendencia?”

“Sí señor, me imagino que sería demasiado para mí con tantos hijos y nietos.”

Entonces el Buda le dijo estas palabras:

“Oh Visakha, quienes tienen 100 cosas queridas, tienen 100 sufrimientos; quienes tienen 50 cosas queridas, tienen 50 sufrimientos; quienes tienen 10 cosas queridas, tienen 10 sufrimientos; quienes tienen 9 cosas queridas, tienen 9 sufrimientos; quienes tienen 8 cosas queridas, tienen 8 sufrimientos; quienes tienen 7 cosas queridas, tienen 7 sufrimientos; quienes tienen 6 cosas queridas, tienen 6 sufrimientos; quienes tienen 5 cosas queridas, tienen 5 sufrimientos; quienes tienen 4 cosas queridas, tienen 4 sufrimientos; quienes tienen 3 cosas queridas, tienen 3 sufrimientos; quienes tienen 2 cosas queridas, tienen 2 sufrimientos; quienes tienen una cosa querida, tienen un sufrimiento; quienes no tienen nada querido, no tienen ningún sufrimiento. Yo digo que ellos están libre de dolor, libres de pasión, libres de preocupaciones.”

Entonces, el Buda dijo en aquella ocasión este udana:

 

“Las penas, lamentaciones y sufrimientos

De múltiples formas

Que existen en este mundo

Se producen a causa de algo querido.

Ellos no se producen

Cuando no existe algo querido.

Por esto, son felices y están libres de dolor

Aquellas que no tienen en este mundo

Nada querido.

Por eso, si aspiras al estado libre de dolor y pasión.

No tengas nada querido,

En ningún lugar en este mundo.”

 

Reflexión

Cuando analizamos la sabiduría del Buda en esta historia, nos damos cuenta de que la mayoría de nosotros somos muy ambiciosos con lo que queremos.

Tenemos muchísimas aspiraciones y creemos estar felices cuando obtenemos algo que deseábamos, nos enamoramos de eso, sin percatarnos de que puede traernos sufrimiento.

No debemos olvidarnos que la verdadera grandeza y felicidad está dentro de nosotros mismos y que es posible ser dichosos y libres sin tener nada querido.

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here