La rana que no sabía que estaba hervida

1
118

Imaginen una cazuela llena de agua, en cuyo interior nada tranquilamente una rana. Se está calentando la cazuela a fuego lento. Al cabo de un rato el agua está tibia. A la rana esto le parece agradable, y sigue nadando. La temperatura empieza a subir. Ahora el agua está caliente. Un poco más de lo que suele gustarle a la rana. Pero ella no se inquieta y además el calor siempre le produce algo de fatiga y somnolencia.

Ahora el agua está caliente de verdad. A la rana empieza a parecerle desagradable. Lo malo es que se encuentra sin fuerzas, así que se limita a aguantar y no hace nada más. Así, la temperatura del agua sigue subiendo poco a poco, nunca de una manera acelerada, hasta el momento en que la rana acaba hervida y muere sin haber realizado el menor esfuerzo para salir de la cazuela.

Si la hubiéramos sumergido de golpe en un recipiente con el agua a cincuenta grados, ella se habría puesto a salvo de un enérgico salto.

Olivier Clerc

 

Reflexión

Este es un relato que nos deja muchas enseñanzas si lo pensamos detenidamente. Nos habla de una situación negativa o un deterioro que avanza lenta y progresivamente de manera que pasa inadvertido y la mayoría de las veces no genera una reacción ni oposición por nuestra parte.

Esto se puede aplicar a muchos ámbitos, como la salud, las relaciones de pareja, o la moral y la ética, que en nuestros tiempos van decayendo constantemente sin que nos demos cuenta de que debemos tomar acción.

 

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

El mejor tarot

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here