Me amo por atrevida

0
163

Me amo por atrevida.

Más de la mitad de las cosas que tengo las busqué pateando tableros, obviando prejuicios y omitiendo permisos.

Soy quien soy a pesar de mi pesar. Nací así, viví así y voy a morir así.

No hay una sola cagada que no sea mía, todas las generé yo. Sí. Todas.

Cualquiera que tuvo el tupé de arruinarme un rato de vida, lo hizo bajo mi consentimiento.

Yo permití gente en mi agenda que me dolía hasta en las muelas. No hubo colados. A todos los invité yo.

Me tiré de cabeza de un cuento perfecto de hadas y me reventé la cara contra el piso. Todavía me duele una bocha. Pero no me tiró nadie. Fui yo.

Me fui de todos los lugares posibles donde ya no me sentía parte del paisaje y me banqué estoicamente el coletazo de una soledad que me ardió adentro de las venas. Pero me fuí igual.

Hice lo que sentí en el pecho todas las veces del mundo. Casi todas terminaron mal. Pero nunca tuve la duda de saber si estaba haciendo lo correcto. Lo sentí y punto.

Me dolieron las tripas de hambre de amor y de miradas que no me miraron. Pero en todas hice mi parte. No tengo deudas conmigo. Si algo no sucedió, no fue por mí.

Tengo la cabeza de decorado. Y lo celebro.

Yo vivo honrando mi alma. Escuchando el silencio embravecido de lo que me tiembla en las manos y en el aliento de cada mañana.

No estoy perdida. Me tengo a mí. Y sé que voy a llegar hasta el fondo de la cosa. Hasta lo más hondo de dónde quiero llegar.

Creo en mí. Porque hace un tiempazo aprendí que nadie ni nada me va a poner donde yo no quiero estar. Elegir es mi triunfo. Una carta que descubrí que tengo y no la cambio por nada. Yo sé que voy. Y eso me alcanza y me sobra.

Me tengo a mí. Y sé que me voy a llevar a todos los lugares donde quiera estar. Lo sé. Lo siento. Ya lo viví.

No me empuja nadie hace rato. Me empujo yo sola desde adentro. Y me banco la que me toque, que si me tengo que juntar ya aprendí a curarme sola y parece que no se me cayó ningún anillo.

Nunca tuve en claro un c*rajo. Pero me basta con saber que ésta es mi vida y que acá, solo me mando yo. Por eso me amo. Por atrevida.

Lorena Pronsky

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

videntes buenas por telefono