Poner a Prueba el Espíritu

0
1049

Cierto día que subía por un sendero de la montaña, me encontré con un montañés que llevaba una hacha. Lo acompañé un rato y al cabo le pregunté que iba a cortar. Necesito un trozo de madera para arreglar mi carreta, me dijo. Es preciso que sea la más dura que pueda obtenerse. La que se da en la cima de la montaña, donde son más recias las tormentas, es siempre la más resistente.

Las tempestades rompen y desfiguran, pero también fortalecen, edifican; y de ellas suele brotar una belleza serena e inalterable. La primera hermosura de una niña carece de significado y de permanencia espiritual. No representa esfuerzo alguno, ni decisión, ni lucha. Años más tarde, cuando la niña se ha convertido en mujer, si ha hecho frente a las vicisitudes en forma valerosa, poseerá una belleza que tiene un aura inmortal, ya que habrá echado raíces en el carácter.

Nos inclinamos a lamentarnos de que el mundo no sea mejor. No obstante, el hecho de que nos ofrezca tantos obstáculos nos proporciona la única oportunidad de poner a prueba el espíritu.

Las épocas de prosperidad son peligrosas. En ellas el alma se acostumbra al ocio y se anquilosa. Los tiempos de tormenta y de peligro nos hacen descubrir las cualidades que poseemos.

Una tempestad es un reto; parece que algo existe en nuestro espíritu que se alza para hacerle frente.

Archibald Rutledge

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

videntes buenas por telefono