Apariencias

1
857

Adormecido por las fraudulentas bondades sociales, descansas en la parsimonia de una realidad ficticia

Caminas por la vida dormido, creyendo que en tu andar dejas huella por el camino que nunca has pisado y pretendiendo que tu nombre sea reconocido aunque deambulas en el anonimato de la inexistencia.

Tus falsos ideales de moralista y correcto se manchan con la hipocresía de los actos que contradicen a tus palabras, y sesgado por la incoherencia de tu pálido andar te dejas seducir por los deseos y te dejas gobernar por la razón.

Miras de reojo, vas con la frente en alto y se te ensancha la espalda porque tienes abultada la billetera y has hecho lustrar tu flamante auto importado, más eres un necio sin precedentes, ¿quién te ha dicho que la felicidad tiene algún precio? ¿Cómo es que crees que tus pertenencias otorgan significado?

Y cuando finalmente te sometes la realidad más profunda de esta existencia porque la vida te abofetea tan fuerte que te arroja a los pies de la muerte, te conviertes en un magnífico imbécil al intentar querer comprar con dinero las oportunidades derrochadas.

¡Sólo un narcótico social es capaz de semejante hazaña!

Y es el efecto narcótico de las canciones de la cultura, que cercena libertades en cada una de sus estrofas, el sedante que cautiva a los hombres de esta era quienes, con sus falsos estereotipos sociales, se enmascaran a diario para reforzar sus apariencias en desmedro de su identidad más auténtica.

¡Tú!, necio desconocedor de las virtudes de la vida en conciencia, ¿qué esperas para despojarte de esos personajes que alimentan tus ansias por ser todo aquello que en verdad no eres? ¿Acaso esperas que el último aliento te encuentre dormido?

Por Alejandro D. Gatti

Facebook – Alejandro Gatti

Apariencias

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

videntes buenas por telefono
Compartir
Artículo anteriorVence
Artículo siguienteLa Meditación trae Inteligencia

1 Comentario

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Adormecido por las fraudulentas bondades sociales, descansas en la parsimonia de una realidad ficticia Caminas por la vida dormido, creyendo que en tu andar dejas huella por el camino que nunca has pisado y pretendiendo que t…..

Comments are closed.