La historia del otro Rey Mago

0
480

En los tiempos de César Augusto, un Rey llamado Artabano, un día convocó a todos sus amigos y les dijo: —Varios de los hombres más sabios de oriente y yo mismo, hemos estudiado las antiguas tablas caldeas y según nuestras observaciones, la nueva estrella que ha aparecido y brilla en el cielo, anuncia el próximo nacimiento de un gran Rey que gobernará a todas las naciones y establecerá un reino de paz. Melchor, Rey de Etiopía; Gaspar, Rey de Persia; Baltazar, Rey de Babilonia y yo, hemos decidido ir a prestarle homenaje. Yo he vendido todas mis posesiones y he comprado con ello los más hermosos regalos: Un zafiro, un rubí y una perla negra.

Artabano salió a todo galope de su castillo; tenía que llegar a tiempo a la cita con los tres Magos. Atravesó las enormes y despobladas praderas para llegar donde había quedado de verse con ellos, cuando vio al lado del camino a un hombre tirado con la piel amarilla y los ojos rojos, eran las huellas de la fiebre amarilla, Artabano le movió el corazón, puso al hombre enfermo sobre su cabalgadura y lo llevó al albergue en la ciudad. Le mandó al mesonero cuidar de él, pero como no parecía muy convencido, le entregó el zafiro azul y el mesonero acordó cumplir con sus deseos. Caía el sol, cuando Artabano llegó al lugar de la cita, los tres Magos ya habían partido. Tenía que dar alcance a sus amigos y recuperar el tiempo perdido.

Al cabalgar por un pasaje, oyó los gritos de una mujer que pedía auxilio, se encontró a un regimiento de soldados que la arrastraban y comprendió que sería en vano enfrentarlos, entonces, se acercó al jefe y sacó el hermoso rubí rojo y le dijo: —Te la compro. Trato hecho. —expresó el jefe— ese rubí vale por muchos días de fiesta. Y arrebatándole el rubí, le dejaron a la mujer. Hombre bueno y gentil, seré tu esclava—exclamó, la mujer. Artabano explicó, —ese rubí no era mío estaba destinado a un Rey, invoca a Dios para que te muestre el camino.

Mientras tanto, Melchor, Gaspar y Baltazar habían llegado a Belén y postrándose ante el niño que María tenía en sus brazos, le entregaron sus dones: Oro incienso y mirra. El oro le sirvió para hacer el largo y penoso viaje a Egipto y mantenerse durante los algunos meses, mientras José conseguía trabajo; incienso para hacer agradable la estancia de las visitas y mirra para curar a los que estaban enfermos. Cuando Artabano llegó a Jerusalén le dijeron que los Magos hacía más de una semana que había partido y sin perder un instante, se dirigió a Belén.

En el camino oyó gritos y llanto, un soldado tenía agarrado de un pie a un niño forcejeando con la madre. El soldado desenvainó la espada para degollar al pequeño. Y en ese momento gritó Artabano: — ¡Alto! ¡No mates al niño! Le mostró la perla negra y le dijo: —Devolved ese niño a su madre sin hacerle ningún daño y yo te daré esta perla. —El soldado accedió. Artabano montó de nuevo en su caballo y ya desesperaba de lograr su meta, cuando divisó a un hombre que jalaba un burrito y montada sobre él iba una mujer con un niño en brazos.

A Artabano le empezó a latir el corazón con gran intensidad, se bajó del caballo y le preguntó al hombre: —Perdón buen hombre, ¿no es acaso usted carpintero y su esposa se llama María? ¿No venís acaso de Belén? El hombre contestó: —Así es amigo, pero ¿qué os trajo hasta aquí? Me fue revelado el nacimiento de un gran Rey, venía a traerle un presente, pero ahora llego con las manos vacías… Les contó lo que le había pasado en su viaje. María emocionada, le dijo: —Mejor que hayas venido con las manos vacías, pues ahora te las lleno. — Y le puso al niño en sus brazos, Jesús que dormía, despertó y le sonrió.

 

Sobre el autor

Henry van Dyke (1852-1933) fue un clérigo, docente y escritor estadounidense, su obra escrita consistió en cuentos, poemas y ensayos. También ocupó cargos públicos, como el de diplomático en los Países Bajos.

La historia del otro Rey Mago (The Other Wise Man, 1896) es su relato más popular.

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

El mejor tarot

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here