Solo una fruta

0
399

Cuenta una historia que en cierta ocasión tres jóvenes se perdieron en la montaña. Estaban a punto de morir de hambre cuando encontraron una fruta en un árbol. El problema era que solo una fruta no parecía ser suficiente para alimentarse los tres. Entonces decidieron orar a Dios para que les ayudara a solucionar el problema.

Dios al oir aquella súplica, quizo probar la sabiduría de ellos, les habló y le preguntó a cada uno qué querían que hicera para solucionar el problema.

El primero respondió: “Haz que aparezca más comida en el bosque”. Dios le contestó que esa era una respuesta sin sabiduría, pues no debía esperar que la solución a los problemas apareciera mágicamente.

Entonces dijo el segundo: “haz que esta fruta crezca para que sea suficiente para todos”. Dios le dijo, no es sabio pedir que las cosas se multipliquen de la nada, pues el hombre no se conforma y siempre quiere más, sin hacer ningún esfuerzo.

El tercer joven dijo: “Mi Señor, quita nuestro orgullo y haznos pequeños para que esta fruta alcance para todos”. El Señor respondió: “Has pedido bien, pues cuando el hombre se humilla y se empequeñece delante de mi, verá la prosperidad”.

 

Anónimo

 

Reflexión

Muchas veces queremos que Dios solucione inmediatamente nuestros problemas, nos concentramos en pedir y pedir, pero no nos damos cuenta de que tenemos que poner de nuestra parte y hacer un esfuerzo, ya que nada va a cambiar en nuestra vida si solo nos sentamos a esperar.

La mejor forma de acercarse a Dios es con humildad de corazón, él nos dará la fuerza para vencer las dificultades.

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here