Consideraciones con respecto al rencor

0
228
Como un tigre en una jaula.
Así doy vueltas alrededor de mi memoria
cuando alguien me duele dentro,
cuando se me atraviesa una persona en la garganta.
Me vuelvo un cuerpo celeste
orbitando alrededor de un reproche,
un ciclista de velódromo,
un hombre en una túrmix.
Me quedo con demasiadas cosas que decir
y los labios grapados al silencio,
de tal modo que esas palabras, ese dolor
va fermentándome por dentro,
haciendo grande lo que no lo era tanto
—o inmenso lo que ya era grande—
y lo que dolía se transforma en rencor
agujero, malfuturo y precipicio.
Entonces comienzo a pelearme conmigo y con el mundo,
incapaz de hablar, por pensar que ya no tiene sentido hacerlo
o por no estar cerca ya el destinatario de mi ira
y me quedo ahí solo, como un pájaro en un cable,
con mis bolsas de basura en la memoria
sin cubo ni persona a la que arrojársela,
subido al podio, infeliz ganador en el torneo del resentimiento.
Y al final pasa lo que pasa,
que me doy cuenta de que el rencor
era eso de lo que hablaba Shakespeare,
ese veneno que bebí yo para que otro se muriera.
Y comprendo más.
El odio nunca debe ser la última bala.
La última bala ha de ser el perdón.
Si no esa bala,
la habrás disparado apuntando hacia ti.
Marwan

Sobre el autor

Marwan es un poeta y compositor nacido en Madrid en 1979. Además de su discografía, Marwan publica poemas en su blog y tiene dos poemarios en las librerías: La triste historia de tu cuerpo sobre el mío y Todos mis futuros son contigo.

Sus poemas reflejan vivencias personales, criticas sociales y cotidianidad con un estilo fresco.

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

videntes buenas por telefono