La roca y el perdón

0
536

Cuento budista.

Cuentan que un día Buda estaba sentado en la ladera de una montaña, meditando y contemplando en serenidad el paisaje cuando un primo suyo, Devadatta, que le envidiaba, subió hasta lo más alto de la montaña y lanzó desde allí una enorme roca con la intención de matarle.

Sin embargo, Devadatta erró en su intento y la pesada roca aterrizó con estrépito junto a Buda, interrumpiendo su meditación, pero sin hacerle daño.

Instantes después, el maestro siguió como si nada, sereno y mirando al horizonte.

Días después, Buda se encontró con su primo. Este, avergonzado, le preguntó:

– Maestro, ¿no estás enfadado?

– No, claro que no- contestó él.

– ¿Por qué no lo estás? ¡Intenté matarte!

– Porque ni tú eres ya el mismo que arrojó la roca, ni yo soy el mismo que estaba allí sentado.

Reflexión

Este breve cuento budista habla del perdón y la transitoriedad de las cosas. Nos hace reflexionar sobre el tiempo que pasa, el cual nos cambia constantemente y nos hace entender que todo pasa, incluso si estamos sufriendo, es importante recordar que el dolor también pasa porque todos cambiamos a cada instante.

Por otro lado, este cuento también nos habla del perdón que podemos dar a través del amor. Perdonar es necesario para cerrar heridas, pero para perdonar necesitamos amar.

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

videntes buenas por telefono
Compartir
Artículo anteriorEl sueño
Artículo siguienteCanicas rojas