Libre de Temor

2
1956

Un día, un maestro de la ceremonia del té deambulaba por la plaza cuando, sin querer, empujó a un samurái. Éste, enfurecido, lo retó a duelo por la humillación recibida.

El maestro no se negó, pero pidió al samurái poder culminar con sus obligaciones de ese día, quedando en mutuo acuerdo para verse al final del día en un huerto.

Al terminar el maestro se dirigió con Miyamoto, célebre pintor y experto en el sable, y le contó lo que había sucedido y sin dudar le preguntó: -¿Podría enseñarme cómo comportarme para morir honorablemente? Miyamoto sorprendido le respondió: -Si puedo, lo ayudaré. Notando la actitud del pequeño hombre, le preguntó: -¿Qué arte practica? –Sirvo el té- fue su respuesta.

-¡Excelente! Sírveme el té- dijo Miyamoto.

El maestro sin dudarlo, con la mayor serenidad y concentración, ejecutó la gentil ceremonia de preparar el té. Miyamoto quedó impresionado con la serenidad de este hombre ante el umbral de la muerte. Vio que él tenía espíritu libre, sin temor y estaba concentrado sólo en la belleza del momento. – ¡Usted ya sabe cómo morir!, -dijo Miyamoto.

Pero aún así, lo instruyó con detalles de cómo morir honorablemente.

El maestro del té dio las gracias y se dirigió al lugar de encuentro donde el samurái lo esperaba impacientemente.

El maestro se acercó al samurái dejando sus utensilios en el suelo. Después se inclinó ante el samurái con tanta calma, elevando el sable con un solo pensamiento: Golpear al samurái pase lo que pase.

El samurái vio al maestro del té con asombro, después con incertidumbre, luego con respeto, y al final con temor; pues ya no veía a un hombrecillo débil, sino a un guerrero intrépido e invencible que no temía la muerte.
Fue ahí que el samurái vio su propia muerte.

El samurái inclinó la cabeza y se excusó ante el pequeño hombre que en aquel momento se convirtió en su maestro del arte de vivir sin temor.

Dan Millman

Lago en Calma

Envíanos tus propias reflexiones, pensamientos o frases:

videntes buenas por telefono

2 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Un día, un maestro de la ceremonia del té deambulaba por la plaza cuando, sin querer, empujó a un samurái. Éste, enfurecido, lo retó a duelo por la humillación recibida. El maestro no se negó, pero pidió al samurái ……

Comments are closed.